martes, 15 de febrero de 2011

Singing...

Un día te levantas y piensas que va a ser otro día más dentro de tu rutina. Miras por la ventana y ves que llueve. Día feliz 0 - día triste 1. Vas al trabajo a enfrentarte a tus fieras. Son malotes pero son mios, luego no lo llego a considerar un verdadero suplicio. Nadie se lleva el punto. A lo largo del día los chavales y chavalas se van portando cada vez peor (debe ser por la lluvia). Día feliz 0 - día triste 2. En el recreo la jefa de estudios me dice que tengo que venir por la tarde a entregar los miniportátiles a algunos alumnos. Día feliz 0 - día triste 3. Al final de la mañana, a las 14:30 horas, un muchacho que me llega por el ombligo se me acerca y me dice: "hoy no nos hemos portado demasiado bien contigo, lo siento". Es totalmente cierto, pero... día feliz 1 - día triste 3 (vamos recortando distancias por estos pequeños detalles).

Por la tarde me reuno con muchos padres. Cinco padres en total. A uno le felicito por ponerse las pilas trabajando por el bien de su hijo. Está consiguiendo grandes progresos. Día feliz 2 - día triste3. A otro le informo de que su hija puede dar mucho más, pero la madre tiene gran interés (me vale, día feliz 3 - día triste3) Y llega la bomba. De las otras tres madres, una me dice que gracias por ayudar a su hijo porque "el año pasado su hijo no quería venir al instituto y este le encanta venir y sobre todo las clases de matemáticas", otra me dice "imposible que tú no consigas motivar a alguien y llevarlo por el buen camino" despues de expresarle mi preocupación por no conseguirlo con una alumna. Y la tercera me dice "mi hijo dice que quiere ser como tú".

No lloré de milagro. Día feliz INFINITO - día triste 3.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantó :D

blf dijo...

Un final muy feliz.

la vasquita pequeña dijo...

felicidades por ser un magnífico profesor (no me lo invento yo, lo dicen los padres y los propios alumnos...por algo será...). Y otra vez felicidades....pero muchas felicidades... a tí y a tu refranera(sobran las palabras)
muchos muxus

Anónimo dijo...

Una entrada preciosa, pero no hace falta que expongas a todo el mundo, con la excusa de la entrada, el maravilloso profesor que eres. Me consta que así es, no lo dudes nunca, pero, ¿por qué necesitas que lo sepa la gente?, ¿es que quieres que los demás te valoren gracias a eso? ¿No te basta con la satisfacción personal de estar haciendo tan bien tu trabajo, tu vocación? ¿o es que no lo haces solo por eso?...